lunes, 2 de enero de 2012

VLAD TEPES en HASTA SIEMPRE

Tuve el honor de hacer una participación especial en la estupenda tira de mis amigazos Matías Bergara y Silvio Galizzi.
La historieta "Las Andanzas de Vlad Tepes" se puede disfrutar en el blog de Matías:










Esta historieta está inspirada en un debate que se dio durante buena parte de los años 80s entre la vieja guardia del canto polpular uruguayo y la incipiente movida rockera. Yo era chico como para recordarla (aunque ya era fanático de Los Tontos), pero he leído bastantes notas y entrevistas de la época como sentir una horripilante indignación ante las declaraciones de estos tipos. Finalizada la dictadura, esta gente se había quedado sin sus antagonistas, y sus cantos de resistencia -ahora sin un destinatario claro- ya no producían el efecto de antaño.
Entonces no tuvieron mejor idea que apuntarle a unos pendejos de veinte años que recién estaban aprendiendo a hacer música (lo que no les impidió armar un quilombo de la gran puta...)


4 comentarios:

andal13 dijo...

Oh my Dog! Yo estuve en el Montevideo Rock 1... (y no en brazos de mi mamá). Me fumé más de un comentario de ese estilo.

Y ahora también...

Genial la historieta, ya que estamos.

nico1138 dijo...

¡JA!

Yo tenía 6 años cuando fue el Montevideo Rock 1.
Obviamente no fui, pero tengo un recuerdo (bastante difuso) de estar paseando en el coche con mis viejos una noche y pasar por un muro alto. Del otro lado había música, y mi viejo me dijo que estaban tocando Los Tontos.

Por lo que pude deducir, eso fue en las afueras del Franzini, en Montevideo Rock II.


Creo que fue lo más cercano que estuve del rock nacional de los 80s...



Saludos Andrea

Feliz año!!!!!

Carlos Lemos dijo...

Subversivo!!! jaja
Muy buena la historieta/comic/tebeo y por supuesto la aclaración. Yo también era pequeño en esa época y mi primo mayor me presento el tema "Himno de los conductores imprudentes" de los tontos.

andal13 dijo...

Ta. Vi a Sumo en vivo. Tomá pa' vos y pa' tu tía Gregoria.
Me voy porque tengo cita con el geriatra, ay!